El futuro de la educación está en la tecnología, pero en Panamá aún persisten muchas dudas.

El acceso a la tecnología ha cambiado la forma en la que las personas siguen formándose para convertirse en profesionales más preparados de cara a las nuevas tendencias laborales.

Pero en El Salvador aún persisten mitos que giran en torno a la educación virtual, pese a la diversidad de opciones que están disponibles a través de Internet y que cada vez más se especializan en las carreras del futuro.

Según el Banco Mundial, hacia 2025, en los próximos años más personas estarán aprendiendo en línea, mientras que el mercado laboral reconocerá más el aprendizaje por competencias y cada vez menos por título obtenido.

Pero pese a que la educación virtual será el futuro del aprendizaje y formación de muchos profesionales en las compañías, muchas personas aún creen que es una enseñanza sin calidad, sin interacción personal con otros estudiantes ni asesoría de los maestros. También piensan que estudiar en línea es muy costoso y que sus títulos no son válidos como ocurre con el resto de universidades físicamente constituidas a nivel internacional.

Roberto Recio, representante de desarrollo internacional de la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR) en España, afirma que pese al fácil acceso a la tecnología, a través de diversos dispositivos (tables, computadoras, smartphones, etc) muchas personas aún temen continuar sus estudios superiores a través del Internet y desaprovechan las nuevas y cada vez más demandadas carreras que solo se están ofreciendo en línea.

“Ahora ya no hablamos de una educación virtual. Ahora la tendencia es hablar de la educación online, que se caracteriza porque el estudiante viva una experiencia”, afirma Recio. Y eso significa, un nuevo modelo pedagógico en el que el estudiante recibe un contenido mucho mejor que el que podría tener en una universidad común.

“Estamos rompiendo los modelos tradicionales y mostrando que se puede aprender mejor que en un modelo tradicional”, afirma Recio, quien visitó el país a finales de 2018 para reunirse con representantes del Ministerio de Educación en El Salvador y también con empresarios que buscan seguir formando a sus profesionales.

Estos son los principales mitos de estudiar online:

  1. Estudiar online es muy caro
    Los precios de las carreras que se cursan a través de Internet son muy competitivos y algunas universidades tienen planes de pago para costearlas. Las instituciones tienen diferentes precios dependiendo del tiempo de duración de la carrera (1 o 2 años) y muchas ofrecen becas y otros gastos.
  2. Estudiantes desertan
    Muchos creen que no tienen disciplina para estudiar y seguir cada módulo de la carrera, pero las estadísticas muestran que la tasa de deserción cada vez es menos pues las metodologías de enseñanza han cambiando y ahora son más interactivas, lo que atrae mucho más al estudiante.
  3. La educación no es de calidad
    Se cree que las carreras que se imparten por Internet no tienen la misma calidad que la de una Universidad con sede física. Sin embargo el Banco Mundial estima que la educación en línea será clave para los trabajos del futuro pues las empresas necesitan experiencia más que un título de especialización.
  4. No hay clases presenciales
    Por tratarse de contenido en línea se piensa que una carrera no tendrá clases magistrales, como las de una universidad tradicional. Sin embargo, la tecnología permite hoy asistir a una clase e interactuar con el maestro o los demás estudiantes a través de la tecnología y nuevos métodos de enseñanza.
  5. No hay interacción con otros estudiantes.
    El estudiante piensa que solo tendrá que estar frente a su computadora y un texto y no podrá discutir con otro compañero, pero los métodos de enseñanza de hoy logran una mayor interacción y no solo con estudiantes del mismo país, sino con otros de distintas nacionalidades.
  6. Tienes que saber de computación
    No es necesario que el estudiante sea experto en computación para que pueda cursar un posgrado. Las universidades han creado interfaces muy fáciles de manejar para que el estudiante encuentre todo lo que necesita y se mueva con facilidad entre las clases, las evaluaciones y la información adicional.